La condena

Miró la botella y suspiró, triste y derrotado. Demasiados agravios, demasiada presión de una sociedad a la que las oligarquías manipulaban fácilmente con acusaciones falsas. El juicio oficial había sido cruel. Pero el juicio paralelo, el del pueblo, había sido devastador. ¡Menuda democracia!

Se sentía preso de millares de redes, tejidas entre la sociedad, que multiplicaban los bulos y las falsedades, que imponían una única verdad, que rechazaban lo diferente o aquello que ignoraban. Masa borreguil y abyecta. No había nada que hacer. Su honor y su nombre estaban ya manchados por los esputos de la gente mucho antes de dictarse la sentencia. Había intentado defenderse en vano. El colmo del ensañamiento había sido mezclar en su acusación el sexo. Pero eso funcionaba a la perfección como pretexto para aplastar al discrepante, al que cuestiona las versiones oficiales, los dioses verdaderos o las ideas imperantes.

“¡Abusador! ¡Corruptor!” Esas dos palabras se habían propagado como un incendio por aquellas redes sociales. En el mercado, en el ágora, en el templo. De boca en boca, dando por verdaderas acusaciones terribles sin posibilidad de réplica. La destrucción del hombre y del ejercicio individual de la razón.

Cerró los ojos y bebió un trago amargo y definitivo. “Solo espero -pensó- que las generaciones venideras abracen el pensamiento. Que cesen las condenas morales. Que, con mi sacrificio, el pueblo quede ahíto de sangre”.

Por fin, sintiendo acercarse el final, buscó con la mirada a su más querido discípulo. “Está enfermo, maestro”, dijo alguien adivinando sus pensamientos. “De-ci-dle -pidió con su último hilo de voz- decidle a Platón que cuente lo que fui”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s